Se avecina tormenta

lunes, 20 de enero de 2014

¿Quién iba a pensar que la tarde del 4 de enero de 2014 iba a acabar en tormenta? Pues yo no. Cuando me dirigía a fotografiar el atardecer vi el cielo especial, tenía unos colores increíbles, pero en realidad desde el centro urbano no se apreciaba que estaba llegando una tormenta de las gordas.


El sol iba desapareciendo y yo me dirigía al puente de piedra para poder contemplar el atardecer desde un lugar precioso. El cielo se veía extraño a ras de suelo (fotografía de abajo), pero desde la webcam de José Calvo ya se intuía lo que estaba por llegar (3º fotografía).



De pronto el cielo se volvió gris oscuro, el viento comenzó a soplar tan fuerte que tenia que agarrarme a la barandilla, y yo estaba justo en el medio del puente de piedra. Hacer fotos era una tarea complicadísima, pero se volvió imposible cuando empezó a diluviar con fuerza. De pronto empezó a caer hielo y no había donde refugiarse, así que tuve que salir corriendo junto a mi cámara empapada hasta un lugar seguro. A veces estás en el lugar y el momento adecuado... otras no...

*Pincha sobre las imágenes para verlas en grande.

2 comentarios:

  1. Como para no acordarme de ese día, me paso una... Estaba comiéndome un plátano por el parque del Ebro, es que el cielo a esas horas estaba precioso, parecían como nebulosas. Y claro cuando empezó a granizar, pues mire hacia el cielo y se me rompió un cristal de las gafas, qué vergüenza, parecía la Blasa, esa imitación de José Mota, todavía sigo sin creerme cómo pudo pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mia, Esperanza!! Qué cosas te pasan...

      Eliminar